10.8.06

NO TE BANCO MAS (IVA)


Primero vinieron por mi abuela, le dieron la tarjeta de descuentos de una gran cadena de supermercados y le mintieron que era gratis. Pero a mí no me importó porque yo hago las compras en un autoservicio chino. Luego vinieron por mi padre, le dijeron que era solo una tarjeta de crédito sin adicionales, con costo fijo e IVA incluido. Pero a mí tampoco me importó, él jamás había querido darme una extensión de su tarjeta. Después le tocó el turno a mi hermana, le adjudicaron una cuenta corriente y un seguro de hogar que sigue pagando aunque ya lleva diez años viviendo en Australia. A mí volvió a no importarme: ella es adoptada.
Al poco tiempo, se metieron con el consorcio de mi edificio. Todos tuvimos que compartir el seguro contra incendios. Pero a mí eso volvió a no importarme: soy inquilina.
Ahora están tocando a mi puerta, son los vecinos para que baje el volumen de la radio...
Los del banco no vinieron por mí. Les alcanzó con un llamado telefónico. Apenas dije “hola” me convertí en deudora vitalicia. Yo solo quería preguntar cómo cobrar mi sueldo que viene en forma de cheque, pero fui soberbia, pretendí una respuesta amable, clara y concreta y un señor más amable que claro y concreto terminó vendiéndome una caja de ahorro con cuenta corriente, tarjetas de débito, crédito, seguro de rating y hasta un celular. Y no solo esto, con la primera cuota me enteré que me regalaron un set de perchas y un poster del dueño del banco regando el jardín, además de engancharme en un seguro de autos que se me debita automáticamente de mi caja de ahorros, con el agravante que ni siquiera tengo auto y ahora tampoco ahorros...
Cuando fui personalmente al banco a pedir que me borren, me enteré que no podía hacerlo hasta que no termine de pagar un tiempo compartido de una semana en Pico Truncado que jamás solicité. Como tampoco requerí el termo-inhalador acústico inalámbrico con salida de audio y video digital de 43 gigabytes que me vino con la segunda cuota de la tarjeta, que además no tengo dónde ponerlo, porque debajo de la cama ya puse el horno de barro que me adjudicaron con el seguro de día soleado que figuraba en la letra chica del contrato y que me enteré que desde hace dos meses estoy pagando.
Les conté esto a mi amigas, por teléfono, porque en casa ya no puedo recibir visitas debido a que el sillón lo tengo ocupado con el condensador de residuos químicos que me dejó de prepo una promotora insoportable a la que tengo que abonar 34 pesos más IVA mensuales y acceder a todas las promos por el beneficio de no recibir llamados telefónicos de robots parlantes. Y todo esto por culpa del cheque que me dan en el trabajo, cuyo sueldo ya no me alcanza porque además colaboro involuntariamente con la fundación elperrotemeto S.A y dono todos los vueltos al comedor feliceslosbanqueros y sus familias. Ah, también tengo hipotecado un riñón. Pero ya es tarde, tengo me cortaron la luz, tengo que ir a pagar.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

TE FELICITOOOO!!!

Perni dijo...

uh! la puta! a mi no me dieron el poster del dueño del banco regando el jardin!!!! Donde lo puedo reclamar???

Anónimo dijo...

Jaja! Jiji en El Mosquito...Quien te ha visto y quien te ve!!! Bien nena!